Niqqi se alista para Navidad – La historia de Santa

¿Tú crees en Santa?  ¡En nuestra familia sí!

Algunos sueñan con irse de gira con un circo. Yo sueño con salir con Santa y sus renos. No, no es que sería una cosa permanente … sino sólo en Navidad. Pienso en esta misión mágica, rápida y furiosa de entregar los regalos y ¡se me vienen escalofríos!!  Puedo oír la canción en el radio— “¡Conoces a Dasher y Dancer, Prancer y Vixen, Cometa y Cupido, y Donder, Niqqi y Blitzen! Pero recuerdas al más famoso de todos…”, al que todos conocemos, por supuesto ¡Es Rudolph!

¡Guau! ¡Niqqi, yo, parte del equipo de Santa! ¡Eso sería un sueño vuelto realidad! Amo a Santa, igual que mi familia. Para nosotros, más que regalos, Santa trae un mensaje de fe y esperanza.

Niqqi quiere unirse al Equipo de Santa y ayudarle a repartir regalos y presents para Navidad.  Ella también nos relata una historia de Santa.

Mi mamá me cuenta que hace muchos años, cuando mi abuelita estaba muy enferma en el hospital, no había tenido tiempo para que mi hermano (que entonces era pequeño) pudiera visitar a Santa en el mall para sentarse en sus rodillas y darle su lista de deseos. El estaba desilusionado. Pero una noche, muy tarde, cuando volvían del hospital, tuvieron que detenerse en un almacén para comprar leche. Mi papá se quedó en el auto mientras que mi mamá y mi hermano bajaron al negocio. Para sus sorpresas, ¿adivina quién estaba parado, apoyado sobre el mostrador? ¡El mismísimo Santa! “¡Santa!”, gritó mi hermano. “Hola, pequeñito”, le respondió. “¡Sé que no tuviste la oportunidad de venir a verme este año, así que yo vine a verte a ti!” Mi hermano tenía una sonrisa de oreja a oreja. Conversaron un rato, mientras Santa le recordaba la importancia de comportarse bien. Ambos se rieron y luego Santa se dio vuelta hacia mi mamá, y con una voz muy agradable, le dijo: “También sé que estás pasando por un momento muy delicado, pero sé fuerte y las cosas mejorarán. Ten fe”. Con eso, Santa les deseó una Feliz Navidad. Le agradecieron deseándole lo mismo. Compraron la leche y al darse vuelta, Santa ya no estaba. Así como lo digo.

Durante un tiempo, las cosas fueron difíciles para mi familia. Mi abuelita falleció la primavera siguiente. En el corazón de mi madre había un sentimiento de vacío, pero jamás olvidaría esas palabras de Santa: “Sé fuerte, ten fe, y las cosas mejorarán”. Santa tenía razón. Siempre tiene razón Santa.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: