¡Niqqi se ecuentra en Atlanta participando en BarkWorld!

octubre 25, 2012

¡Estoy tan entusiasmada!  ¡Ya estamos aquí! Fue un viaje super largo…casi siete días, si es que contamos días de perros, pero hemos descansado, y estamos listas para #Barkworld!

¡El año pasado me divertí tanto!  Y pienso que este año me voy a divertir ¡más!  Después les cuento lo sucedido, pero aquí va una reseña del año pasado.

Cariñitos,

Niqqi's Signature

¡Feliz Día Nacional del Perro!

agosto 26, 2012

¡Esto es espeluznante!

Me olvidé completamente que hoy era el “Día Nacional del Perro” hasta que vi esta imagen de la película de Disney Frankenweenie, que debuta el 5 de octubre.  “¡Uy!,” me dije, “Cómo me pude olvidar de desearles un feliz día a mis amigos?”

Frankenweenie les desea a todos un feliz día nacional del perro, y yo también.

Enconces aquí viene:  ¡FELIZ DÍA NACIONAL DEL PERRO A TODOS MIS AMIGOS!  Y aunque seas un gato, un oso de peluche, un conejo, o un hurón, ¡no te preocupes! Hoy puedes ser un perro o pretender de ser uno, así podemos celebrar todos juntos.

Ah, y habando de espeluznante…mi hermano antes que yo fuera…su nombre era SPARKY…igual al de la estrella de esta película.  ¿No crees que…?  No lo se… Veo un pequeño parecido entre ellos… El era un Terrier Cairn, y sus orejas siempre estaban paradas, pero tenía pelo…pero una vez, tuvieron que darle puntos… Sólo lo menciono… Creo que tendré que ver la película para asegurarme bien.  Punto.

La firma de Niqqi

No lo puedo creer

marzo 28, 2012

¡Dios mío! ¡Lo escucho y no lo creo! Mi mamá me contó que algo especial va a suceder pronto.  ¡Más detalles pronto!

La mamá de Niqqi le dió una gran sorpresa al contarle que algo muy lindo va a suceder pronto.

Con todo cariño,

La firma de Niqqi

Niqqi se alista para Navidad – La historia de Santa

diciembre 17, 2011

¿Tú crees en Santa?  ¡En nuestra familia sí!

Algunos sueñan con irse de gira con un circo. Yo sueño con salir con Santa y sus renos. No, no es que sería una cosa permanente … sino sólo en Navidad. Pienso en esta misión mágica, rápida y furiosa de entregar los regalos y ¡se me vienen escalofríos!!  Puedo oír la canción en el radio— “¡Conoces a Dasher y Dancer, Prancer y Vixen, Cometa y Cupido, y Donder, Niqqi y Blitzen! Pero recuerdas al más famoso de todos…”, al que todos conocemos, por supuesto ¡Es Rudolph!

¡Guau! ¡Niqqi, yo, parte del equipo de Santa! ¡Eso sería un sueño vuelto realidad! Amo a Santa, igual que mi familia. Para nosotros, más que regalos, Santa trae un mensaje de fe y esperanza.

Niqqi quiere unirse al Equipo de Santa y ayudarle a repartir regalos y presents para Navidad.  Ella también nos relata una historia de Santa.

Mi mamá me cuenta que hace muchos años, cuando mi abuelita estaba muy enferma en el hospital, no había tenido tiempo para que mi hermano (que entonces era pequeño) pudiera visitar a Santa en el mall para sentarse en sus rodillas y darle su lista de deseos. El estaba desilusionado. Pero una noche, muy tarde, cuando volvían del hospital, tuvieron que detenerse en un almacén para comprar leche. Mi papá se quedó en el auto mientras que mi mamá y mi hermano bajaron al negocio. Para sus sorpresas, ¿adivina quién estaba parado, apoyado sobre el mostrador? ¡El mismísimo Santa! “¡Santa!”, gritó mi hermano. “Hola, pequeñito”, le respondió. “¡Sé que no tuviste la oportunidad de venir a verme este año, así que yo vine a verte a ti!” Mi hermano tenía una sonrisa de oreja a oreja. Conversaron un rato, mientras Santa le recordaba la importancia de comportarse bien. Ambos se rieron y luego Santa se dio vuelta hacia mi mamá, y con una voz muy agradable, le dijo: “También sé que estás pasando por un momento muy delicado, pero sé fuerte y las cosas mejorarán. Ten fe”. Con eso, Santa les deseó una Feliz Navidad. Le agradecieron deseándole lo mismo. Compraron la leche y al darse vuelta, Santa ya no estaba. Así como lo digo.

Durante un tiempo, las cosas fueron difíciles para mi familia. Mi abuelita falleció la primavera siguiente. En el corazón de mi madre había un sentimiento de vacío, pero jamás olvidaría esas palabras de Santa: “Sé fuerte, ten fe, y las cosas mejorarán”. Santa tenía razón. Siempre tiene razón Santa.

Niqqi se enfrenta a sus miedos y se disfraza de espantapájaros para Halloween

noviembre 4, 2011

Hace un par de semanas, salí a caminar con mi mamá, cuando de pronto, por el rabillo de mi ojo vi a alguien parado totalmente quieto en el jardín de mi vecino. ¿De dónde había salido? ¡No había estado antes! Con precaución me acerqué a él. Tenía una camisa a cuadros y un mameluco, y tallos de maíz saliendo de sus pantalones, de sus mangas, y de abajo de su gracioso sombrero. Le ladré y corrí alrededor, tratando de que se moviera o dijera algo… ¡pero nada! Sólo se quedaba ahí, como si estuviera congelado en el tiempo.

En una cominata con su mamá, Niqqi se topa con un espantapájaros.

Les voy a ser sincera: yo estaba un poquito asustada. Mi mami me explicó que era un espantapájaros… una figura humana hecha de palos y ropas viejas que los granjeros suelen poner en los campos para evitar que los pájaros vengan a comer las semillas o los cultivos. Mi vecino lo estaba usando como decoración por Halloween. La historia no me convenció para nada. Yo tenía taaantas ganas de que el espantapájaros me dijera algo. ¿Por qué no iba a poder? Todavía asustada, volví para obtener alguna respuesta de él, pero nada ocurrió.

Entonces decidí enfrentar mis miedos para ver cómo se sentiría ser yo misma un espantapájaros. Mi mami me preparó un disfraz de espantapájaros, y cuando vino Halloween, me lo puse decidida a quedarme súper quieta para ver si podía engañar a algunos de los chicos que llegaran a mi puerta. Se lo habrán imaginado, ¡no funcionó! Intenté toooodo lo que pude, pero en el minuto de que venían los niños con el “dulce o truco”, ¡yo me olvidaba de todo y corría a saludarlos con mi cola moviéndose! Al final, en realidad yo no quería asustarlos. ¡Fue tan divertido!  Me puse a repartir caramelos, y todos los chicos dijeron que yo les parecía muy dulce con mi disfraz de espantapájaros, y se reían.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuanto terminó Halloween, me fui al jardín de mi vecino para dejarle un poco de dulces al espantapájaros y decirle que él ya no me daba más miedo. Pero cuando llegué encontré una bolsa en forma de calabaza . Tenía un cartel que decía “Para Niqqi”. ¿Cómo? ¿Algo para mí? Me pude dar cuenta sin olfatear demasiado que adentro había dulces para perros! ¡Guau! ¿Del espantapájaros? Miré para arriba con una gran sonrisa, y le dije “¡Gracias!” ¿Y saben qué? Creo haberle visto una sonrisa y escuchar que susurró: “¡Feliz Halloween, Niqqi!”

Niqqi recibió una bolsa llena de dulces para perros del espantapájaros.

Con cariño,

La firma de Niqqi

Bolsa cortesía de BlowOutParty.com.